Fisioterapia

Reeducación Postural Global-R.P.G.

Reeducación Postural Global-R.P.G.

Información extraída de la Asociación española de Reeducación Postural Global

La Reeducación Postural Global, denominada RPG®, es un método científico, de evaluación, diagnóstico y tratamiento para las alteraciones del sistema neuro-músculo-esquelético, creado por Philippe E. Souchard en 1981.

La RPG® tiene como meta ir del síntoma que manifiesta el paciente a la causa que lo originó intentando revertirla para erradicar la sintomatología.

Sus objetivos son: devolver la flexibilidad muscular, recuperar la correcta alineación de las estructuras, eliminar el dolor y restablecer la función.

Tratamiento

Se realiza a través de las posturas de tratamiento que junto con las manos del Fisioterapeuta, son las herramientas que se emplean para eliminar el dolor, evitar las compensaciones y corregir las deformaciones.Las posturas, cumplen con fines de diagnóstico, terapéutico y de integración corporal.

La RPG® es un método de tratamiento suave y global que puede ser aplicado en cualquier edad respetando las posibilidades de cada persona.

Indicaciones

Locales:

Recuperación de los músculos retraídos y relajación tónica de los músculos contracturados, es decir devuelve la elasticidad original perdida haciendo desaparecer el bloqueo articular.

Generales:

Reestructuración postural global con efectos beneficiosos en el plano locomotor, estético, orgánico, funcional y psicológico.

Preventivas:

Medicina del trabajo (higiene postural), Educación postural (niños y adolescentes), Medicina del deporte (recuperación y entrenamiento), preparación maternal (parto y post-parto), Gimnasia de mantenimiento adultos y 3ª edad.

Curativas:

  • Escoliosis, Hiperlordosis, Hipercifosis.
  • Patología dolorosa de la columna. Cervicalgia, neuralgia cervico-braquial, tortícolis, dorsalgia, lumbalgia aguda y crónica, ciática, alteraciones sacro-iliacas, protusión discal, hernias discales verdaderas y falsas (pre y post-operatorias) y espondilolistesis.
  • Rigidez y dolor articular. Artrosis, reuma, espondilitis anquilosante, coxartrosis, epicondilitis (Dupuytren, Síndrome túnel carpiano).
  • Pies cavos y planos, hallus valgus (Juanetes), neuritis plantares, rodillas valgas y Varas, hiperrecurvatum de rodillas.
  • Adormecimiento y hormigueos en las manos, hombro congelado, escápulas despegadas, hombros elevados.
  • Disfunciones respiratorias, bloqueo inspiratorio, pecho hundido, hernia de hiato.
  • Contracturas, cansancio y calambres musculares (hipertonía muscular, stress).
  • Cefaleas, jaquecas, vértigos de origen mecánico, tortícolis.
  • Secuelas musculares de afecciones neurológicas, patología de esfínteres.
  • Secuelas: de traumatismos, fracturas, esguinces, luxaciones, postquirúrgicas.

0 Comentarios